El Diario "La Verdad" de Murcia no la ha publicado

LA CHAQUETA DEL MAESTRO

7 de noviembre de 1939
(Hace 73 años)

Cuando entró en capilla aquel maestro lorquino, se quitó su gastada chaqueta y antes de salir de la celda, se la entregó a su compañero y amigo Toribio, compañero de magisterio en Yecla. Pasaría un poco de frío cuando a las seis de la mañana, en la oscura madrugada del siete de noviembre de mil novecientos treinta nueve, un pelotón de fusilamiento acabó con su vida y con sus esperanzas. Una chaqueta agujereada tiene mal zurcido. Junto con él cayeron Fernando Piñuela y varios dirigentes republicanos de Murcia. 

“Envenenó a los niños inocentes con sus ideas disolventes”. El fiscal no pudo aducir delitos de sangre para acusar a aquel maestro, al igual que sucedió con el catedrático Piñuela y sus compañeros de infortunio. Los mataron por lo que representaban: un proyecto democrático, hecho añicos por los que se rebelaron contra un gobierno legal y legítimo.  

Mientras que los crímenes cometidos en los convulsos cuatro meses que siguieron al golpe de estado de 1936, fueron todos investigados en la posguerra, y resueltos sin ninguna garantía procesal, con cientos de ejecuciones sumarias y miles de condenas a presidio, ninguna de las atrocidades cometidas por los vencedores en la guerra civil, ni durante el franquismo, se ha saldado ni con un día sin postre como castigo.

Muchos de los descendientes de aquellas víctimas, ni perdonamos ni olvidamos, porque nunca se les ha hecho justicia, y porque los crímenes contra la humanidad nunca prescriben, y porque, en contra de lo que se dice sobre la Ley de la Memoria Histórica, no hay ni Verdad, ni Justicia, ni Reparación, fuera del marco jurídico de aplicación de las leyes internacionales contra la impunidad, incorporadas al derecho español en virtud de los tratados (artículo 96.1 de la Constitución), que la justicia española está ignorando, a sabiendas. Las leyes “de punto final” como la española de amnistía de 1977, (que declaró impunes los crímenes franquistas) han sido anuladas por gobiernos democráticos en Argentina, Chile, Bolivia, Uruguay, Brasil, Perú y otros países, sacudidos por golpes de estado de naturaleza fascista.

Sin embargo, en España todo sigue “atado y bien atado”. Ya lo dijo Fraga, “España es diferente”.

Floren Dimas Balsalobre

Como todas las mañanas al abrir mi correo siempre encuentro alguno de mi gran amigo Floren Dimas, y como es habitual en él, sus correos siguen siendo reivindicativos y de una lucha que le cabe el honor de haber comenzado entre los primeros en España y que no es otra que la que todos hemos dado en llamar la Recuperación de la Memoria Histórica, de aquellos hombres y mujeres que lucharon, murieron y sufrieron –ellos y sus familias– toda clase de vejaciones, por el único delito de ser diferentes, amar la libertad y defender la República.

Y el correo que hoy me manda, titulado “La Chaqueta del Maestro”, el cual no ha publicado el diario La Verdad de Murcia, no es más que lo que viene sucediendo en nuestro país en todas las comunidades y, aunque mi amigo lo explica muy bien cuando dice “sin embargo, en España todo sigue atado y bien atado. Ya lo dijo Fraga, España es diferente”, yo quiero hacer una reflexión para que todas las asociaciones memorialistas, asociaciones de familiares de víctimas del régimen franquista, movimientos republicanos, etc., la tengan en cuenta, o al menos la consideren por unos minutos, y si les parece la comenten o la debatan en sus reuniones o foros. Es la siguiente:

Si miramos hacia atrás tan solo unos pocos años –pongamos una fecha de referencia a partir del año 2000– y consultamos hemerotecas, actas y otros documentos internos podremos observar que todos hemos hecho manifiestos, hemos mandado cartas, artículos a la prensa, etc., denunciando el estado de impunidad del cual habla nuestro amigo Floren y con lo que sin lugar a dudas todos estamos de acuerdo. Pedimos que se apliquen los derechos humanos de las víctimas del franquismo, reclamamos Verdad, Justicia y Reparación, pero además en cada manifiesto algunos criticamos esa “Ley de Memoria Historica” (digo algunos porque hay una minoría cuya critica es entre dientes y otros, como en el caso de la mayoría de los ayuntamientos, incluso se la pasan por donde pueden… y la simbología sigue donde la dejó el régimen franquista), que es una verdadera aberración jurídica. Todos lloramos y nos emocionamos ante cualquier exhumación de fosas, también lo hacemos en los homenajes, lloramos escuchando los testimonios de quienes vivieron o padecieron aquellos dramáticos momentos de la guerra y posguerra española hasta la muerte del dictador.

Y qué hacemos al respecto, leyes estériles que solo servirán para decirnos lo de siempre, que el régimen fascista de Franco es ILEGAL, pero además, compañeros, cuando la ley en cuestión por su propio peso se demuestra que no vale, siguen saliendo queriéndonos vender de nuevo que hay que hacer otra ley, con lo cual seguiremos en las mismas.

Empezaremos otra vez a hablar, a debatir, sobre esa otra nueva ley y mientras, el reloj biológico actuando a la vez que seguimos regalando a los políticos de turno el oído de lo que ellos quieren oír y que nos le complique mucho el mandato, nosotros otra vez a hacer más manifiestos, cuyos puntos, si os dais cuenta, se van cogiendo de unos a otros, con lo cual se lo ponemos muy fácil a quienes van dirigidos (más de lo mismo). Llenamos los documentos de manifiestos, o de palabras demasiados escogidas, como no queriendo herir la sensibilidad de aquellos a quienes van dirigidos, cuando es todo lo contrario, debemos ser correctamente educados pero realistas con nuestras reivindicaciones, pues para eso están –y les pagamos– nuestros gobernantes, para escucharnos tal como somos, eso sí, sin faltar al respeto pero por lo demás llamemos a las cosas por sus nombres, guste o no a quien sea.

¿O creéis que alguien tuvo miramiento cuando aquel maestro lorquino se quitó su gastada chaqueta y, antes de salir de la celda, se la entregó a su compañero y amigo Toribio?, ¿creéis quizás que algunos de los que lo habían mandado asesinar no pudieron dormir aquella fatídica noche? Seguro que nadie tuvo el más mínimo sentimiento hacia él, solo sus compañeros y familia; los demás, impunidad total.

Impunidad que aún sigue en nuestros días con respecto a las víctimas del franquismo y sus familiares. Pues bien, si hemos reflexionado y leído cuantos manifiestos y documentos tenemos, ¿no creéis que todo el movimiento de asociaciones memorialistas, asociaciones de familiares de víctimas del régimen franquista, movimientos republicanos, etc., nos debemos poner de acuerdo a partir de ya y cuando tengamos que hacer un manifiesto, reivindicación, discurso, declaración, etc., colocar como primer punto el siguiente?:

1º.- Instamos a este (Parlamento, Ayuntamiento, etc.) a presentar una proposición de ley en la que se inste al Gobierno de la Nación, para que mediante una proposición de ley se condene al régimen fascista de Franco.

Si esto, así, tal cual, exigimos a nuestros políticos más cercanos desde los ayuntamientos, comunidades autonómicas, en nuestras intervenciones, en cualquier entrevista a los medios, etc., seguro que calará y si alguna vez se consigue será entonces, compañeros y compañeras, cuando bajo la tutela de la Justicia se cumplan las leyes. Ojalá ustedes decidan que eso sea posible.

Y no nos sigan queriendo engañar más con leyes y con el discurso que ellos quieren escuchar, el discurso es éste y solo éste, ¿y cómo?:

  1. Hagamos una moción para que se apruebe en nuestros ayuntamientos.
  2. Hagámosla llegar a nuestros parlamentos autonómicos.
  3. Un modelo de manifiesto para todos donde el primer punto a revindicar sea éste.
  4. En cuantas intervenciones en público tengamos, leamos este primer punto.
  5. Colguémoslo en nuestras paginas web.
  6. Que esté presente en cuantas pancartas saquemos a la calle

Tener en cuenta que, al igual que el maestro, fueron miles los que piden JUSTICIA y para poder aplicarla lo único es tomar ejemplo de otros países y solo se conseguirá instando al Gobierno de la Nación para que mediante una proposición de ley se condene al régimen fascista de Franco.

Luis García Bravo
8 de noviembre de 2012

Exposición Itinerante

Asociación de Familiares represaliados por el Franquismo en la Sauceda y el Marrufo

En la Memoria

con Francisca Lobato Domínguez


Francisca Lobato Domínguez era una niña de siete años que vivía con sus padres y sus dos hermanos en un paraje entre Jimena y La Sauceda cuando estalló la guerra.

Su padre, Roque Lobato Gutiérrez, fue ejecutado por las tropas franquistas al poco de tomar el poblado de La Sauceda. Allí, cerca de la ermita, fue enterrado clandestinamente por sus verdugos. Su mujer y sus hijos fueron conducidos, junto al resto de la población del valle, al cortijo del Marrufo, donde permanecieron detenidos.

Leer más...

No se toca

Web Provincial del Foro

Web provincial del Foro por la MemoriaA continuación puede descargar un archivo en formato PDF con el contenido de la web provincial del Foro por la Memoria que estuvo online entre 2004-2008 y que es el germen de esta web:

Los Caminos de los Prisioneros

Los caminos de los prisioneros

Nuestro Canal de Youtube

Youtube